viernes, 1 de diciembre de 2017

Grave situación en el sector de transporte público en Venezuela #CaosEnTransporte



Foto: El Pitazo. 30Nov2017
El transporte público en Venezuela, en general no recuerdo haya sido realmente eficiente en los últimos 40 años.  Uno de los grandes proyectos que se planteó el Estado en algún momento fue el Metro de Caracas, el cual sigue en constante ampliación con su pro y su contra.  Es tema de otro post.  El caso que este año 2017 aún con el Sistema Metro que comprende también el MetroBus, resulta ser que los “Camioneteros”,  es  el medio masivo de movilidad  que en realidad se puede ver por todo el país, pues el sistema subterráneo apenas está en Caracas, y los subterraneos que existen en otras dos ciudades principales de la nación no se ha ampliado significativamente.

El caso es que este año 2017, el sistema de transporte público llegó a un colapso general en todo el país, las denuncias empezaron a llegar con más fuerza en Octubre de este año. Este gremio alertó al gobierno nacional y a la población, de los altos costos de los repuestos.  Entre otras soluciones solicitaron aumento del pasaje,  - El Observatorio Vial Venezuela publicó vía twitter (@SeguridadVialVz) que cambiar el aceite de un vehículo cuesta cinco salarios mínimos -  a lo ya expuesto se suma la falta de repuestos que van desde bombillos, aceites, refrigerantes, entre otros.  En una noticia del diario El Nacional de fecha 28 de noviembre del año en curso,  indicaba que el 75% de las unidades de transporte del Estado Nueva Esparta – por poner un ejemplo -  estaban a detenidas por falta de cauchos y lubricantes. 

Foto fuente: Provea
Otras denuncias que se pueden leer en la prensa por parte de los trabajadores del volante,  es que el mal estado del pavimento les destroza el tren delantero de los carros, algo por lo cual nadie se hace responsable y ellos deben asumir el costo.

Por su lado, el Ministerio para el Poder Popular para el Transporte declara estar tomando medidas efectivas, asfaltando calles, vendiendo cauchos a precios preferenciales y habilitando unidades de transporte que popularmente se les llama “rojitos” por ser el color que los distingue, el Ministro, Carlos Osorio,  está realizando giras, visitas a las obras entre otros.  El tema es que el gobierno actual tiene 18 años ejerciendo la jefatura de la nación, y el problema del transporte es heredado, si, aun así, ¿Una gerencia y planificación eficiente no lo hubiere mejorado en un buen porcentaje en 18 años? ¿Es mejor tarde que nunca?.

El caso es que, se hace muy difícil ser solidarios con los transportistas y con el gobierno, estos han tenido una relación tóxica que ha afectado a los usuarios:

Los camioneteros no se les aplica la ley, no sufren multas, los distintos gobiernos han accedido a sus presiones cuando han convocado a paro solicitando aumento de pasaje, pero en contra parte nunca han les han exigido que mejoren el servicio: Música a todo volumen, incumplimiento de respeto de paradas, vehículos en mal estado, ahora tienen la tormenta perfecta, y  no es excusa es realidad, es que no hay repuestos, no alcanza el dinero, y esto último hay que revisarlo también hay que sincerar el servicio.  Todos tienen derecho ganar el dinero como a bien puedan con trabajo digno.  Según publicó Provea, un carro para transporte público alimenta a cinco familias: ¿Cómo una sola camioneta alimenta a cinco familias? El dueño de la camioneta, el avance (al que se le sede el carro para manejarlo) y a veces dos ayudantes.  En ese circuito pues, le dan prioridad a la nómina y se va el dinero y no le hacen mantenimiento a vehículo, y ponen en riesgo la seguridad vial de pasajeros e incumplen la ley de tránsito.  ¿Si una camioneta da para mantener cinco familias, por qué no alcanza para hacerle mantenimiento y tener puertas, asientos en buen estado?.  Por otro lado, si ese es el sistema de negocio instaurado y hay un grupo de la población que no puede pagar un sistema de transporte ¿Dónde están las distintas alternativas de negocio privado y Estadales para los distintos usuarios?  El tema no es que cobren lo que sea justo pagar, y en abundacia perfecta varios hogares sean beneficiados por trabajar,  el caso es que, de toda la historia mi historia, que he usado el transporte público NUNCA HA SIDO BUENO, se evidencia pues una priorización al beneficio personal del camionetero en contra posición del usuario.  Muchos se les oye decir, no importa pagar lo que vale, pero que por lo menos que sea un buen servicio y eso por lo menos en treinta años no ha pasado y hoy, al 2017, la situación es tan anormal en estos momentos, que está conjetura no es posible plantearla tal cual se expone, porque ya ni teniendo el dinero,  el dueño del vehículo posiblemente no podría encontrar  los elementos para reparar y mantener su unidad de transporte, ya hay tan pocos carros en funcionamiento, que al chofer no le queda que ver como resuelve su propia crisis su propio problema a falta de alternativas.

Por el otro lado, el Estado paralizó hace años la entrega de créditos para éste sector.  No hace cumplir las normas a través de la policía de tránsito, no articula otras soluciones de movilidad, ha descuidado – incluyendo algunas Alcaldías – el respeto de las paradas por parte de pasajeros y carros particulares, desmejora de la infraestructura vial, aumento de la delincuencia – lo cual lleva años generando problemas con el cumplimiento de las rutas –

Foto: Jorge Caotellano
En este ambiente pues, llega diciembre  y en las calles no se distingue la solución. Unos culpan a otros, llegando a una anarquía total del sistema.  En el medio están los pasajeros que según se calculó, pueden pasar hasta 140 horas al mes en una parada esperando poder movilizarse. Las personas van literalmente guindadas en las camionetas, madres con sus bebes y niños van en las puertas abiertas de las camionetas ante la mirada indolente de las autoridades y de los mismos padres, las personas ya no ven el riesgo, solo desean llegar a su trabajo y/u hogar; En zonas rurales se han improvisado “transportes” Camiones de carga, ya se han reportado heridos y fallecidos por viajar de ésta manera. Transportes piratas cobrando el precio que bien les venga a cobrar sin ningún tipo de regulación ni control. Otro grupo de ciudadanos camina en masa a destinos que esperan los lleven más cerca de sus hogares, por aceras no siempre en buen estado, elevando una oración para que no llueva porque allí termina de empeorar la situación para ellos y si les agarra la noche en la calle, el sistema de alumbrado público también presenta deficiencias;  Las horas pico son un verdaderos caos y los más perjudicados son los ansíanos, algunos son ignorados por los transportistas, éstos declaran que, como por ley, ellos- la tercera edad- no pagan pasaje, no les es rentable llevarlos de pasajeros; Los mayores prefieren pagar, aun cuando la ley los asiste, pero requieren movilizarse.


Es importante señalar, que los pasajeros también deben poner de su parte.  Es en la parada que debe detenerse el carro, no en el “A donde pueda”.  Luego se sabe de pasajeros que rompen y rallan las unidades de transporte o que insultan al chofer.  Es requerido que todos seamos parte de la solución, dar y recibir, recibir y dar.  En una sociedad todos bajo un mismo techo posiblemente estemos pasando situaciones similares, seamos más empáticos y encontraremos más soluciones. 

Alguien ha pensado las horas que pasa un chofer sentado llevando calor, malos tratos, robos.  El chofer por su parte, tiene idea de todo lo que hace una persona para mantener su trabajo, llegar a tiempo y de paso, administrar el hogar con la situación actual.  No somos enemigos.  Es más lo que nos une.  Que exista un trabajador al volante es maravilloso, pues nos llevará a donde requerimos llegar. Señor chofer, los pasajeros son  quienes con su requerimiento de traslado hacen posible que usted tenga un empleo digno para llevar abundancia a su hogar.


RESPETO  EMPATÍA SOLIDARIDAD

#TodosSomosSeguridadVial


Algunos trabajos sobre transporte público, año 2017 de varias ONGs:

  • PROVEA: Cifras de Caos en el Transporte. Leer más AQUÍ
  • PROIURIS: 36% de las escaleras mecánicas de la Línea 1 del Metro de Caracas no funcionan.  Leer más AQUÍ
  • OBSERVATORIO VENEZOLANO VIOLENCIA. Mapas Inseguridad Transporte Público. AQUÍ
  • TRANSPARENCIA VENEZUELA. Corrupción en el sector transporte “deja a pie” a los venezolanos | Infografía interactiva.  AQUÍ

Algunos artículos de Llamado a la Conciencia Vial sobre el Transporte Público en Venezuela:


Plegaria del Conductor

Adaptación de Paulina Rosenfeld, sobre la versión original del rabino Michael Graetz.

Espero tener la suficiente conciencia, responsabilidad y determinación que me guíe a llegar en paz a mi destino. Tener la humildad para reconocer que cada persona es un mundo entero y que no hay tesoro más precioso que la vida humana, no el tiempo ni el dinero.

Espero tener suficiente
CUIDADO, para cuidar la distancia
AMABILIDAD, a dar prioridad de paso.
CONCIENCIA, para frenar a tiempo.

Espero tener también la fortaleza para dominar mis impulsos de omnipotencia y competencia y que por descuido, ignorancia y arrogancia pueda hacer daño a mis semejantes o ser objeto de ello.

Porque formo parte de la sociedad y cuidando mis conductas, me cuido no solo a mí sino también doy paso para una sociedad mejor.